1966-1981

1966 

El 18 de agosto se conmemora la muerte de cuatro papas: Sixto III (muerto en 440), Adriano V (en 1276), Alejandro VI (en 1503), Paulo IV (en 1559).
El 18 de agosto de 1966, el primer mensaje satelital enviado a tierra desde alta mar por radio fue enviado por el portaviones Annapolis (AGMR-1) desde el Mar de China Meridional, y en San Miguel (Buenos Aires) aparece por primera vez una criatura nombrada Gustavo Eduardo Charif. Ese día, más de un millón de Guardias Rojos hacen su primera manifestación pública en la plaza Tiananmén (Pekín). Batallones juveniles, unidos a la Revolución Cultural, marchan coreando 《大海航行靠舵手》 (“Navegar los mares depende del timonel”). Ese mismo día Roman Polanski cumple 33 años sin saber aún que Ira Levin estaba terminando de escribir la novela El bebé de Rosemary, y Vincent Bugliosi, el fiscal que lograría la condena de Charles Manson y parte de su “familia”, cumple 32 años. Y en ese día los Beatles alcanzan el puesto número uno en la lista de éxitos del reino Unido con Yellow Submarine.

魚兒離不開水呀, / Los peces no pueden abandonar el agua,
瓜兒離不開秧。 / ni los melones abandonar las vides.

1967-1972 

Imagina sus primeros historias y realiza sus primeras pinturas. Comienza sus estudios primarios y pronto aprende a escribir al revés, realiza cálculos mentales, y tiene pesadillas que continúan en la vigilia en forma de alucinaciones.

A los cinco años de edad, sus padres le obsequian un proyector de juguete Cine Graf y, pintando a mano una extensa banda de papel de plano, adapta en colaboración con sus hermanos un libro llamado Cabeza de fierro.

Junto a un primo de su edad (el recordado Marcelo Uriona, 1965-1993, quien más tarde sería intérprete de obras y filmes alemanes bajo la dirección de Peter Kern, Werner Schroeter, Monika Treut y otros), proyecta sus primeros montajes teatrales en el cabaret de su madrina, en Pergamino (“funciones” vespertinas, y a manera de juego, antes de cada apertura nocturna).

1973 

Impresionado por algunas viejas películas vistas en televisión (como Le joueur d’échecs, 1938, de Jean Dréville y Return from the Ashes, 1965, de J. Lee Thompson), comienza a interesarse por la “elegancia de la lógica” y por el ajedrez, juego que será capital en su vida.

Sus padres lo envían a estudiar danzas folklóricas y, un mes más tarde, debuta como protagonista en una obra ambientada en la Conquista del Desierto. Poco después del estreno renuncia para siempre al folklore, y se aficiona a los musicales de Stanley Donen y Vincente Minellli.

1974 

Charif se convierte en un seguidor de Leonardo da Vinci y, al mismo tiempo, rechaza por completo la estética de Michelangelo Buonarroti.

1975-1976 

Charif es intervenido quirúrgicamente en una riesgosa operación.

Acerca de aquella época, Charif diría en una entrevista más de veinte años después: “Los altos niveles de corrupción del gobierno alcanzaron el punto culminante en el último discurso oficial de Isabel Perón. Verla por televisión, jactándose y riendo en la cara de la gente junto a sus compinches, fue algo absolutamente fantástico. Horriblemente fantástico. Yo tenía nueve años y esa imagen me confirmó la naturaleza podrida de esa especie de partido neofascista, y la debilidad de la mayoría de los argentinos que aceptaban este tipo de situación política…”. 

“…pero este gobierno caerá poco tiempo después, y vendría algo increíblemente peor: los casi ocho años de la siniestra dictadura militar”.

1977 

Comienza a experimentar con toda clase de técnicas y materiales sobre lienzo, papel y piedra: gouache, tintura de zapatos, tinturas de ropa, esmaltes, té, café, tintas, piedras, objetos, fuego, pegamentos… Sus primeros collages son de aquellos años.

1978 

“Cuando la mayoría de la gente estaba celebrando los triunfos de la selección, a poca distancia otras personas estaban siendo torturadas. Imagínese una víctima de la dictadura militar, oyendo a la distancia, desde una prisión clandestina, a una multitud gritando ¡gol! minutos antes o después de la picana…”
-Gustavo Charif, en una entrevista varios años después.-

1979-1981 

Charif realiza sus estudios secundarios en un establecimiento perteneciente a monjas franciscanas. Allí conoce a Pablo Capanna y Francisco de Asís Bernocco, con quienes funda una revista alternativa especializada en literatura, que dirige. La revista organiza festivales de rock en la parroquia de José C. Paz.

Al mismo tiempoo asiste por tres años al taller literario municipal en la Casa de la Cultura de San Miguel. Rechaza con honores el diploma de Técnico en Letras.
Una amplia variedad de intereses caracterizan este período, incluyendo conexiones entre la física y las seudociencias paranormales, historia de las religiones, historia del satanismo, lógica, ajedrez e incluso fútbol (juega como delantero por izquierda en distintos equipos).
Sin embargo, de esta época Charif recordará: “cada vez con más frecuencia, me perdía en el camino cuando debía ir a la escuela”.

Durante un breve período agnóstico, pero inspirado por la lectura de los antiguos místicos españoles, Charif peregrina junto a numerosos fieles a la Basílica de Nuestra Señora de Luján. En ese viaje tiene un encuentro sexual, gracias a una cristiana dos años mayor. Al regreso de la peregrinación, recupera la ausencia de fe que lo marcó en su primera infancia.

Compone alrededor de 400 canciones, toca el bajo en un trío de jazz, canta y toca la guitarra como invitado en distintos grupos de rock, y escribe una treintena de libros que destruirá al cumplir veinte años de edad.
Finalmente encuentra un talentoso guitarrista de José C. Paz, mayor que él, con el que crea su propia banda, pero poco tiempo después este guitarrista muere en un tiroteo al intentar robar una tienda.

Luego de la ruina económica de sus padres, la familia abre un despacho de pan en la feria municipal. Será el primero de los numerosos empleos de Charif en su vida (feriante, mozo, cocinero, vendedor de libros a domicilio, decorador de vidrieras, pintor de paredes, traductor, docente en las más diversas disciplinas).
Al mismo tiempo realiza una serie de variaciones e intervenciones sobre viejos maestros (Poussin, Rembrandt y Zurbarán entre otros).

1980 

Experimenta en una serie de pasteles al óleo sobre pastel, combinando con diversas técnicas y materiales: Duelo a muerte entre visitantes de distintos planetas, Llanto de un indeciso, Minotauro blanco y Núcleo, entre otros trabajos.

1981 

Comienza su afición por la alquimia, la vida sexual de los insectos, los autómatas y las marionetas, e intenta desarrollar (basándose en sus propios recuerdos de infancia) una hiperestesia a voluntad.

En este año Gustavo Charif lee por primera vez a Sade y comienza una investigación minuciosa sobre su vida, iniciando una amplia colección de documentos y diferentes ediciones tanto de sus obras como de obras sobre él. Los primeros libros de Sade que lee son Les Cent Vingt Journées de Sodome (1785) y Dialogue entre un prêtre et un moribond (1782).

volver a subir

 

Advertisements